viernes, 20 de febrero de 2015

Es extraño.

Dicen que el amor es
la práctica de un poder humano.

Me siento el ser más débil del planeta.

Mi conciencia se reduce a una fantasía perpetua,
me imagino menos niña, más mártir.

Entregarse para enriquecerse,
en el sentido menos material del término.

Es extraño el mecanismo,
vaciarse para revertir la entropía,
agotarse hasta revivir.

Paradojas de la existencia
que no aprehendo.

Y me muero.

Me desangro por goteo,
lo mancho todo
en silencio, en un ejercicio de
egoísmo consciente.

Y de nuevo, ese sueño,
escucho el traqueteo furioso,
siento la vibración del suelo
pero soy incapaz de apartarme.

Despierto.

No hay tren. Pero me arrolla
la cuenta atrás
y una larga lista de grandes errores
por cometer.

Y me muero.

lunes, 16 de febrero de 2015

Por puro altruismo

Volvamos a los 80 dices
todo era mucho mejor:
la tele las drogas los bocatas de calamares.
Yo dudo aunque me salgas por la tangente
y me quites hierro
y te pierdas mis mejores momentos,
que los tengo,
aunque no lo creas,
en mi palacio de clausura.
Venga, tírame a tu piscina,
se harán las piruetas oportunas y
no me cuesta caer si tú me sujetas
Llévame al huerto que más te apetezca que no tengo sueño
ni inhibiciones ni suficientes excesos,
te doy permiso para esclavizarme,
solo a ti.
Pero deja de pedirme,
de pedirme experiencia,
de pedirme ciencia si solo soy bufón.
Romperás el papel de regalo,
me cansaré de esta canción,
notarás mis inquietudes siniestras,
mis ansias porque florezcan
hasta las piedras.
Mea culpa, me desvío de lo establecido
para bailar contigo
y me dices que no
                                          [te-parecerá-bonito-
no nos debemos nada.
Qué previsible la tormenta esta mañana.
No llevo la cuenta, boicoteo tus jugadas,
(no me gusta cuando besas a cualquiera sin preguntarte)
no tengo perdón
pero lo prometo
tocaré el triangulo en tu fiesta

por puro altruismo.

domingo, 8 de febrero de 2015

Proyecto de escapismo urbano*

(Fase I)

Gritaderos públicos.

Vaciadores de angustia.

Desagües de rabia.

Cabinas de autodestrucción pasiva

en las plazas, en los auditorios,
para lxs desheredados,
lxs sin prozac.
Vine,
vi,
lloré.
Visualizar la derrota es fundamental.

Habitáculos mínimos junto a cabinas telefónicas

para desgarrarse las cuerdas vocales,
estallar de autocompasión
en plena calle.
Desplomarse
y sentirse mejor
[ese alivio
fruto de expectativas que se precipitaron
al vacío liberándonos
al estallar contra la realidad.
Nuestros huesos doloridos
y mediocres, plenos,
como adornos de Navidad fundidos.

La gente normal
¿también tiembla todo el tiempo?


*Plan General de Ordenación Emocional

miércoles, 4 de febrero de 2015

Tiempo de inmolarse

No puedes echarte a temblar cada vez
que te rocen sus pupilas,
la piel de gallina, la carne de piedra.

Ese pánico absoluto.

Si no dejas que entre la luz
las plantas mueren.
Si no permites el ritual de la piel
el cuerpo se pudre.

Nadie
va
a venir.
¿Cuándo piensas estallar?

Este encierro metafísico es un suicidio.
Romperse es mejor que fosilizarse.

Ten miedo
pero no lo dejes suelto
o te abrirá una brecha en los párpados,
esa herida extraviada te encontrará
y no podrás contener la hemorragia.

Chico, los agoreros te tienen calada.
El vértigo se hace impostergable.

Ya es tiempo
de inmolarse.